Propongo un Tribunal Constitucional con autoridad más bien teórica y no práctica, con integrantes presentados en forma transparente a la ciudadanía

Propongo un Tribunal Constitucional con autoridad más bien teórica y no práctica con integrantes elegidos por la ciudadanía

El tribunal Constitucional (TC) está diseñado para evaluar si una nueva norma o una acción de un poder del Estado se ajusta efectivamente al espíritu de lo que la Constitución indica.

Entra en acción cuando entre quienes aplican la Constitución nace un conflicto acerca de su interpretación; el TC es quien resuelve la diferencia declarando su significado de manera vinculante para las partes en disputa. Es decir, tiene la autoridad de cerrar la discusión sobre un asunto y generar la obligación de adoptar su decisión. Es el “defensor de la Constitución”.

Se señala en el artículo 94 de la Constitución actual: “Contra las resoluciones del Tribunal Constitucional no procederá recurso alguno…”; y luego el mismo artículo agrega: “Las disposiciones que el Tribunal declare inconstitucionales no podrán convertirse en ley…”.

Dados estos atributos el TC es una autoridad práctica.

No estoy de acuerdo con un poder tal y menos aun con el actual TC que tenemos. Con una reforma el año 2005 se aumentaron a 10 sus integrantes[1] y se amplió enormemente sus competencias (por ejemplo, TC se concedió la facultad de declarar inaplicable un tratado internacional para casos particulares). Desde entonces el TC ha ido adquiriendo cada vez más protagonismo y se le critica la poca rigurosidad para evaluar las competencias de los designados junto con ampliar sus competencias.

En varias ocasiones el TC ha revertido importantes decisiones y normas aprobadas por el Congreso Nacional.  Varios académicos (entre ellos Atria y Salgado) han señalado que el TC ha ido ostentando cada vez más poder, al, por ejemplo, intervenir directamente en los proyectos de ley sometidos a su consideración modificando el sentido de las normas; dando su parecer a través de comunicados sobre el sentido de algunas decisiones (CIPER, 2018). Otros han señalado que el TC utiliza “una técnica interpretativa expansiva que supera con creces lo establecido en la Magna Carta. Las designaciones, de naturaleza partidista y personal, con nulo examen de los candidatos…”(De Rementeria).

Por lo anterior, se le ha llamado la “tercera cámara” que hace valer posiciones políticas más que jurídicas.

¿Qué postura tomar entonces antes la existencia (o no) de un TC en nuestra nueva constitución?

Una primera reflexión se refiere con el rol del TC ¿Queremos permitir que el TC tenga la posibilidad de cerrar el debate en torno a lo que la Constitución establece? ¿O queremos, más bien, que sea un ente consultivo?

Yo me inclino por lo segunda y propongo un TC con autoridad teórica más que práctica, es decir que no tengan el poder de cerrar el debate en torno a un determinado curso de acción, pero que sí planteen sugerencias fundadas para un curso de acción. Es decir, una autoridad más bien teórica y no práctica.

Una segunda reflexión se refiere a quienes lo componen. Hoy en día la designación de los integrantes es hecha “a puertas cerradas”. No nos enteramos mucho sobre sus calificaciones y antecedentes antes de que sean designados. Asimismo, la idoneidad de algunos de los integrantes es discutida. Sus capacidades y reconocimientos de sus pares debe ser un aspecto central en su elección.

Propongo, además, un sistema de nombramiento con mayor transparencia y participación ciudadana en que los antecedentes y carrera de los candidatos sea de conocimiento público. Como, por ejemplo, lo propone la abogada Miriam Henríquez (también candidata INN por el distrito 4) “Un sistema de nombramiento con protagonismo de los poderes del Estado elegidos por votación popular, eliminando o limitando la competencia de la Corte Suprema para designar ministros generando procesos de escrutinio ciudadano y robusteciendo el régimen de incompatibilidades e inhabilidades.”

Asimismo, el TC debe estar compuesto por un numero impar, con participación femenina asegurada.

DANIELA ALDONEY CANDIDATA CONSTITUYENTE DISTRITO 6


Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Déjanos tus comentarios