Efectos negativos: Consecuencias de la cuarentena en la infancia

“Sabemos que debemos cuidarnos del contagio del COVID-19 pero medidas extremas como la cuarentena – sin permisos especiales para que niños/as puedan salir y tener contacto con la naturaleza- parece traer más consecuencias negativas que positivas”, con este análisis, la candidata por el Distrito 6 y psicóloga con expertiz en la infancia, Daniela Aldoney, cataloga las reacciones que puede tener la cuarentena en la infancia.

“La gran mayoría de los que hemos tenido que estar confinados hemos experimentado los efectos negativo de largas cuarentenas”. Daniela argumenta sus palabras en los estudios levantados en España e Italia, donde se reportan cambios en los estados emocionales de niños y niñas debido al confinamiento, siendo los síntomas más comunes reportados por los padres problemas para concentrarse, irritabilidad, nerviosismo e inquietud (Orgilés, Morales, Delvecchio, Mazzeschi, & Espada (2020).

“Si bien es comprensible que la necesidad de distanciamiento social -para evitar contagios por COVID-19 – nos lleva a restringir el encuentro con otras personas, no es comprensible que además de aquello se le impida a niños y niñas poder tener tiempo al aire libre. Especialmente si pensamos que muchos viven en espacios reducidos o departamentos sin acceso a áreas verdes. La interacción social cara a cara y la amistad con otros infantes son pilares fundamentales para el desarrollo positivo de niños y niñas”.

Por esto, la experta en infancia señala los beneficios de potenciar las actividades al aire libre: “Profesionales que estudian el desarrollo infantil destacan los variados beneficios que conlleva el juego al aire libre”

1) Reduce niveles de estrés y fatiga (Taylor, 2001). Niños que pasan más tiempo en áreas verdes muestran menores niveles de agresividad. El solo estar en contacto con la naturaleza reduce el estrés fisiológico y los sentimientos de temor (Burdette & Whitaker 2005.)

2) Promueve la actividad física y el juego activo. En espacios abiertos existe mayor probabilidad y motivación por estas conductas (Cardon et al., 2008) y es bien sabido la importancia de la actividad física para el bienestar de niños y adultos.

3) Mejora la salud. Estudios han mostrado que estar en contacto con elementos de la naturaleza (por ej. luz solar directa, plantas) mejora el sistema inmune (Dyment & Bell, 2008).

4) Promueve la curiosidad y creatividad (Gibson, 1988). Estos aspectos son esenciales para el desarrollo positivo de niños y niñas, especialmente en tiempos de cuarentena en que se han reportado un aumento importante de horas ante las pantallas.

5) Mejora la concentración, la capacidad de atención y rendimiento escolar. Incluso paseos por un parque han mostrado estos beneficios, incluso niños con déficit atencional muestran menor cantidad de síntomas al estar en constante contacto con la naturaleza (Kuo & Taylor 2004, Taylor et al 2001).

Por esto, Daniela llama a reflexionar y accionar ante las consecuencias negativas que puede tener esta situación en el tiempo: “Dada esta evidencia, parece sensato que los niños y niñas tengan la posibilidad de salir y estar al aire libre. Las horas designadas por la autoridad para hacer deporte no son suficientes, sobre todo pensando que es un horario en que comienzan las clases online y no todas las familias tienen la posibilidad de acomodarse a ese momento del día. Nuevamente vemos poco interés de las autoridades en proponer indicaciones basadas en el bien superior de los niños. ¡Por eso urge elevar la categoría de los niños/as como sujetos de derecho en nuestra Constitución!”

¡Conoce más sobre esta temática aquí!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Déjanos tus comentarios